16 ¿Por qué, montañas escarpadas, miran con envidiaal monte donde a Dios le place residir,donde el SEÑOR habitará por siempre?