23 para que se empapen los piesen la sangre de sus enemigos;para que, al lamerla, los perrostengan también su parte».