3 Sé tú mi roca de refugioadonde pueda yo siempre acudir;da la orden de salvarme,porque tú eres mi roca, mi fortaleza.