10 Y me pongo a pensar: «Esto es lo que me duele:que haya cambiado la diestra del Altísimo».