8 No nos tomes en cuenta los pecados de ayer;¡venga pronto tu misericordia a nuestro encuentro,porque estamos totalmente abatidos!