3 Tú haces que los hombres vuelvan al polvo,cuando dices: «¡Vuélvanse al polvo, mortales!»