8 No tendrás más que abrir bien los ojos,para ver a los impíos recibir su merecido.