4 Pero el SEÑOR, en las alturas, se muestra poderoso:más poderoso que el estruendo de las muchas aguas,más poderoso que los embates del mar.