5 Dignos de confianza son, SEÑOR, tus estatutos;¡la santidad es para siempre el adorno de tu casa!