3 y todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.»En aquel día convertiré a Jerusalén en una roca inconmovible para todos los pueblos. Los que intenten moverla quedarán despedazados.