8 Las dos terceras partes del paísserán abatidas y perecerán;solo una tercera parte quedará con vida—afirma el SEÑOR—.