14 Así que el ángel me explicó: «Estos son los dos ungidos que están al servicio del Señor de toda la tierra».