29 Para que ninguna carne se jacte en su presencia.