31 Para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.