3 Y todos comieron la misma vianda espiritual;