4 Que fué arrebatado al paraíso, donde oyó palabras secretas que el hombre no puede decir.