8 Mas confiamos, y más quisiéramos partir del cuerpo, y estar presentes al Señor.