3 No dando á nadie ningún escándalo, porque el ministerio nuestro no sea vituperado: