29 Y mudóle los vestidos de su prisión, y comió siempre delante de él todos los días de su vida.