9 No porque no tuviésemos potestad, sino por daros en nosotros un dechado, para que nos imitaseis.