17 Para que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente instruĂ­do para toda buena obra.