25 Y sus puertas nunca serán cerradas de día, porque allí no habrá noche.