4 Y yo lloraba mucho, porque no habĂ­a sido hallado ninguno digno de abrir el libro, ni de leerlo, ni de mirarlo.