12 La cortarĂ¡s entonces la mano, no la perdonarĂ¡ tu ojo.