31 Que la roca de ellos no es como nuestra Roca: Y nuestros enemigos sean de ello jueces.