20 Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga bien y nunca peque.