3 He aquí que tú eres más sabio que Daniel; no hay secreto que te sea oculto;