12 Pues ni yo lo recibí, ni lo aprendí de hombre, sino por revelación de Jesucristo.