3 Así también nosotros, cuando éramos niños, éramos siervos bajo los rudimentos del mundo.