4 Y vió Dios que la luz era buena: y apartó Dios la luz de las tinieblas.