4 Porque la sangre de los toros y de los machos cabrĂ­os no puede quitar los pecados.