4 Ni nadie toma para sí la honra, sino el que es llamado de Dios, como Aarón.