17 Entonces les impusieron las manos, y recibieron el EspĂ­ritu Santo.