4 Y los quiciales de las puestas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se hinchió de humo.