26 Y después de deshecha esta mi piel, Aun he de ver en mi carne á Dios;