28 Dios redimirĂ¡ su alma, que no pase al sepulcro, Y su vida se verĂ¡ en luz.