8 Porque á los pobres siempre los tenéis con vosotros, mas á mí no siempre me tenéis.