40 Y en diciendo esto, les mostrĂ³ las manos y los pies.