26 Y ellos se espantaban más, diciendo dentro de sí: ¿Y quién podrá salvarse?