18 Y entrando él en el barco, le rogaba el que había sido fatigado del demonio, para estar con él.