23 Y ni yo, ni mis hermanos, ni mis mozos, ni la gente de guardia que me seguĂ­a, desnudamos nuestro vestido: cada uno se desnudaba solamente para lavarse.