8 Comen del pecado de mi pueblo, y en su maldad levantan su alma.