23 Hacer abominaciĆ³n es como risa al insensato: Mas el hombre entendido sabe.