31 La boca del justo producirá sabiduría: Mas la lengua perversa será cortada.