10 No conviene al necio el deleite: ¡Cuánto menos al siervo ser señor de los príncipes!