25 No tendrás temor de pavor repentino, Ni de la ruina de los impíos cuando viniere: