35 Los sabios heredarán honra: Mas los necios sostendrán ignominia.