24 Para que te guarden de la mala mujer, De la blandura de la lengua de la extra├▒a.