6 En ninguna manera: de otra suerte ¿cómo juzgaría Dios el mundo?