10 Porque el haber muerto, al pecado murió una vez; mas el vivir, á Dios vive.